El proyecto tenía media sanción de la Cámara de Diputados y la oposición en el Senado cambió el alcance del aumento en el Impuesto Inmobiliario urbano, entre otros puntos.

La cantidad de partidas a las que abarca la suba del 75% se redujo de 2.600.000 a 600.000. Además, el beneficio de un descuento por abonar el impuesto en un solo pago pasará del 20% a un 25%.

Por otra parte, el aumento de los ingresos brutos para la fabricación de medicamentos quedará en el 1,5%, mientras que el gobernador Axel Kicillof buscaba llevarlo al 3,5%.

Similar fue la situación con los ingresos brutos para los servicios profesionales, que se mantendrán en 3,5% en vez de aumentar a un 4,5%, como pretendía el gobierno bonaerense.

Más temprano, en el comienzo de la sesión en Diputados, los legisladores Juan Pablo De Jesús (Frente de Todos) y Santiago Nardelli (Juntos por el Cambio) mostraron su conformidad por empezar a tratar la ley después de múltiples negociaciones.

«La gran mayoría de los bonaerenses va a tener aumentos muy por debajo de la inflación y un sector muy pequeño va a tener aumentos por encima de la inflación», sostuvo De Jesús, en referencia al impuesto inmobiliario urbano, uno de los ítems en donde el oficialismo cedió al modificar la cantidad de propiedades que abarcaba el mayor escalón del aumento.