La medida de fuerza, que fue sorpresiva, se levantó pasadas las 10 de la mañana y dejó como saldo 31 vuelos cancelados y 5000 pasajeros afectados. 

Los vuelos en el aeroparque Jorge Newbery se vieron afectados este viernes por asambleas que realizó personal nucleado la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) contra “achicamiento, despidos y persecución sindical”. La medida de fuerza, que fue sorpresiva, se levantó pasadas las 10 de la mañana y dejó como saldo 31 vuelos cancelados y 5000 pasajeros afectados.

Aerolíneas Argentinas informó que todos los vuelos afectados debían partir desde Aeroparque y que ya comenzaron a partir los primeros vuelos luego de la medida de fuerza. En Ezeiza la operación fue normal.

“La medida de fuerza es llevada adelante por el sindicato de los tripulantes de a bordo (AAA) y consiste en asambleas en el ámbito de la empresa, impidiendo el normal desempeño de tareas incluso a personas que estaban trabajando”, informó Aerolíneas Argentinas en un comunicado. “Dichas asambleas provocaron así un paro total de la operación de la compañía, como ha sucedido en el día también con otras líneas aéreas”, agregó.

Por su parte, el gremio advirtió que “la situación general del sector aeronáutico es en la actualidad muy delicada y preocupante”.

“Nuestro sector se encuentra sumergido en una severa crisis, producto de la sobreoferta, el impacto de la recesión en la venta de pasajes aéreos, los bajos ingresos en pesos y el feroz aumento del combustible (principal costo, además en dólares, de las aerolíneas), entre otros factores”, añadió el texto.
“Aerolíneas Argentinas reitera su permanente vocación al diálogo con sus trabajadores. Sin embargo, el reclamo gremial no fue acompañado de un planteo formal a la compañía”, afirmó por su parte Aerolíneas. “La empresa lamenta el impacto de estas medidas de fuerza en sus servicios, que generó que más de 5.000 pasajeros se vieran afectados”, añadió.

La empresa informó que los pasajeros afectados podrán cambiar sus pasajes por otras fechas o destinos durante un lapso de 30 días, a través de la misma vía por la cual los compraron.