Durante la mañana y hasta las 14.30 de este martes, el subte se vistió de verde. Hubo diferentes performance en las seis líneas. En cada una se abordó un tema diferente vinculado con los conflictos sociales que atraviesan la vida de las mujeres. En todas se tuvo como centro la legalización del aborto. La actividad que se difundió como #OperaciónAraña en las redes, lo organizaron el colectivo Ni Una Menos junto con Metrodelegadas y la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Participaron alrededor de 2.000 personas, en su mayoría mujeres. Cerraron el evento con un pañuelazo en Plaza de Mayo. Se sumaron actrices y cantantes.

En la línea A pusieron en escena la demanda por el aborto desde la perspectiva de los derechos humanos, exigiendo el derecho a decidir sobre el propio cuerpo. Los pasajeros que, en ese horario, usaron la B se encontraron con propuestas bajo el lema “la maternidad será deseada o no será porque nos mueve el deseo”.

La línea C encaró el tema de la autonomía sostenida en lazos comunitarios mientras que en la D se exigió educación sexual integral para descubrir, anticonceptivos para disfrutar, aborto legal para decidir en libertad.

En la E se habló de la importancia de contar con información y se destacó que “la desinformación es opresión”. Por último, en la línea H se expuso el aborto como una cuestión de salud pública. “La discusión no es aborto sí o no, como cuestión moral y religiosa, sino aborto clandestino o aborto legal, seguro y gratuito”, insistieron.

“Intentamos hacer una intervención política con arte. Tomar la ciudad desde abajo. Salimos a las 11 desde las diferentes cabeceras: hubo música, pequeñas actuaciones y un simulacro de clase sobre educación sexual”, contó a Clarín Paola Cortés Rocca, integrante del colectivo Ni Una Menos. Gloria Carra, Verónica Llinás y Miss Bolivia formaron parte de la iniciativa.