Además de las protestas y cortes que se sucedieron este jueves desde temprano en distintos puntos de la Ciudad, una muy particular se instaló en el centro. Parrilleros se expresaron en contra de no otorgar más permisos para la venta de choripanes en cercanías de estadios.

ElObelisco se llenó de humo este jueves al mediodía. La Organización de Vendedores en Eventos Masivos (OVEM) organizó un “parrillazo” para protestar contra la decisión del Gobierno porteño de no otorgar más permisos para la venta de choripanes en cercanías de estadios. De la protesta también participan el Movimiento Evita y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), que lidera Juan Grabois.

La consigna era#síalchoripán, y repite los carteles que el fin de semana se repartieron en las canchas de San Lorenzo y Boca. Allí manifiestan que 250 familias viven de la venta de choripanes y otros alimentos y bebidas en las canchas de la Ciudad.

A fines de enero, el Gobierno porteño decidió no otorgar nuevos permisos para elaborar y vender alimentos en la calles cerca de los estadios, en los días y horarios en que se desarrollan eventos deportivos. Esto significa que ya no habrá puestos legales para comer un choripán, una hamburguesa, un sandwich de bondiola o alguno de los otros clásicos que ofrecen las parrillas al paso que se instalan cuando hay partido.

La protesta no afectó al tránsito, y que se realiza sobre la Plaza de la República y la idea era repartir choripanes gratis.

“Somos laburantes que dignamente llevamos el pan a nuestras casas. Queremos regularizar nuestra actividad, no que nos expulsen, reza el comunicado que entregaron los manifestantes en las inmediaciones del Obelisco.