La arrancaron de cuajo a fin de julio y aún no definieron el presupuesto para recuperarla.

Sólo quedaron parte de los pies y la pelota. Otra vez vandalizaron la estatua de Lionel Messi, ubicada en el Paseo de la Gloria, en la Costanera Sur. Y aún no se sabe cuándo la arreglarán y volverán a exhibirla.

La figura que homenajea al jugador, inaugurada a mediados de 2016, apareció a fin de julio arrancada de cuajo y tirada junto a su base. En el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño indicaron que ya fue trasladada al taller de la Dirección de Monumentos y Obras de Arte de la Ciudad pero todavía está “en la fase de pedido de presupuesto”, así que no saben cuándo volverá al pedestal.

Durante 2017 la estatua, ubicada en Tristán Achával 1100, casi esquina Azucena Villaflor, había sido vandalizada dos veces. En diciembre del año pasado también le cortaron las piernas y el torso apareció tirado en el piso. En enero, el monumento había sido mutilado de las rodillas para arriba.