El Jefe de Gobierno apuntó a la jueza Patricia Guichandut tras la rápida liberación de dos motochorros, uno colombiano y otro uruguayo.

En las últimas horas, la jueza Patricia Guichandut quedó en el ojo de la tormenta por la rápida liberación de dos motochorros, uno colombiano y otro uruguayo. Este último tenía prohibición de entrada al país y pedido de expulsión, en caso de ser detectado en la Argentina.

Con fuertes críticas, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta dijo que sentía “un poco caliente” por las decisiones de la magistrada. “Al tipo lo enganchamos en Boedo y estuvo 24 horas preso”, criticó el mandatario porteño. Se trata del ladrón de nacionalidad uruguaya, que manejaba la moto en compañía de un cómplice.

Rodríguez Larreta recordó que se trata de la misma jueza que días atrás excarceló a un motochorro colombiano que le robó el celular a una mujer en Caballito. Fue liberado dos días después, tras acordar una probation y el pago de $ 700 a la víctima. Migraciones dispuso su expulsión. “Estamos dando una pelea a fondo contra la inseguridad pero juezas como estas no ayudan en nada”, cuestionó.

“Al fin y al cabo es gratis para los tipos robar, porque por más que la policía los agarre pasan una noche en cana y salen. Sería muy bueno que la justicia acompañe aunque no me gusta generalizar. El caso de Guichandut es escandaloso, pero hay otros que trabajan bien. Ayudaría también la transferencia de la justicia penal a la ciudad”, planteó Rodríguez Larreta en diálogo con Radio Mitre. “Es peor pasar en rojo un semáforo que tres condenas firmes por ser motochorro. ¡Indignante!”, planteó.

El jefe de gobierno porteño dijo que en el 2018 la Policía de la Ciudad detuvo a 210 motochorros, pero que todos están en libertad. “Por eso es importante que se avance en la modificación del Código Penal, que lo hizo una comisión que nombró el presidente Mauricio Macri. Además de la actitud de los jueces”, indicó.

Rodríguez Larreta explicó que reforzaron la presencia de efectivos en la calle y que actualmente hay 800 efectivos dedicados a prevenir los robos por motochorros. Dijo además que habrá mayor circulación de patrulleros por la noche, en las zonas donde se registra la mayor cantidad de delitos.

El motochorro uruguayo fue detenido junto a su cómplice por la Policía de la Ciudad en Boedo, cuando los efectivos recorrían la zona de Virrey Liniers al 900. En ese momento vieron a dos personas en una moto que, al advertir la presencia policial, hicieron una maniobra evasiva y se escondieron detrás de un camión estacionado.

Los policías se aproximaron para identificarlos y la base de datos del sistema indicó que el que manejaba la moto era un ciudadano uruguayo de 36 años que tenía un impedimento de ingreso al país, con expulsión en caso de ser hallado. El pedido era del Juzgado Nacional de Ejecución Penal número 4, a cargo de Marcelo Peluzzi. Mientras que su cómplice tenía un pedido de captura vigente por robo. A las pocas horas fue liberado por la jueza Guichandut.

La misma jueza excarceló a otro motochorro, de nacionalidad colombiana, que estaba arrestado por robarle el celular a una mujer en Caballito. Fue liberado dos días después de ser detenido, tras acordar una probation y el pago de $ 700 a la víctima. Migraciones dispuso su expulsión.