El 13 de diciembre, el Ministerio de Educación porteño emitió la resolución 4055/2018, que dio de baja el “Plan de Estudios Comercial Nocturno” y los docentes lo rechazan.

Docentes porteños nucleados en UTE, el gremio mayoritario, y ADEMyS anunciaron un paro y movilización en protesta por el cierre de escuelas comerciales nocturnas, que el gobierno de la ciudad de Buenos Aires justificó por considerar que el plan de estudio de esa modalidad “limitaba las posibilidades de inserción laboral por razones académicas y tecnológicas”.

El 13 de diciembre, el Ministerio de Educación porteño emitió la resolución 4055/2018, que dio de baja el “Plan de Estudios Comercial Nocturno”, lo que implica que no se abrirá la inscripción para primer año de 2019 de esa modalidad, aunque sí se permitirá que quienes habían comenzado puedan terminar con ese esquema.

El secretario general de UTE, Eduardo López, sostuvo en una conferencia de prensa este lunes a la mañana en la sede gremial, en la que se anunciaron las medidas de fuerza, que “los jóvenes de las escuelas que cierran son aquellos que van a la clase después de cartonear, de trabajar flexibilizados en una bici repartiendo comida, de ayudar a sus familias” .

El paro de mañana y la movilización, que será a las 12 a la sede del ministerio de Educación porteño (en Paseo Colón 255), fue convocado también por ADEMyS.

escuelas

“La actividad de mañana no es una medida aislada sino el inicio de un plan de lucha que, de no retrotraerse algunas medidas, significará el no inicio del ciclo lectivo 2019″, expresó por su parte el secretario general de ADEMyS, Jorge Adaro.

Los gremios denuncian que esta resolución deja fuera del sistema educativo a más de 10.000 alumnos y sin empleo a más de 1.200 trabajadores porque implican el cierre de 14 escuelas comerciales y de cursos en nueve liceos y bachilleratos nocturnos.

Por su parte, Andrea Bruzos, subsecretaria de Coordinación Pedagógica y Equidad Educativa de la Ciudad, explicó a Télam que “las comerciales nocturnas son de un plan de 1974, que quedó vetusto porque limita las posibilidades de inserción para las nuevas demandas, tanto académicas como tecnológicas”.

La funcionaria describió que “la Ciudad cuenta para los jóvenes mayores de 16 años con ofertas educativas presenciales en 121 establecimientos, de los cuales en 90 de ellos hay turnos vespertinos y nocturnos”.