De los tres viaductos ferroviarios que se habían anunciado hace tres años, el de la línea Belgrano Sur es el único que quedó pendiente.

Ahora se confirmó que se retomarán las obras gracias al financiamiento del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), en el marco de acuerdos por 700 millones de dólares con el Gobierno Nacional.

En noviembre se había inaugurado la estación Sáenz elevada, pero quedó sin hacer la parte más extensa de la obra, que es la elevación de las vías hasta la terminal del Roca, en Constitución. Con este nuevo convenio, firmado este lunes con el CAF, el Ministerio de Transporte de la Nación ejecutará tanto la segunda etapa del viaducto entre Sáenz y Constitución, como la renovación integral del ramal M.

El tramo que falta construir comprende 5,6 kilómetros, entre la calle Taborda y Plaza Constitución. Además, incluye la construcción de la estación Buenos Aires, cerrada desde mayo de 2018, cuando se eliminó la barrera de Sáenz para avanzar con la primera etapa del proyecto. Esa estación también estará elevada, y será la última parada antes de la nueva terminal del ramal, en Constitución.

El ramal M, en tanto, se pondrá en valor desde la estación Tapiales hasta la de Marinos del Crucero General Belgrano, en una obra que demandará hasta 75 millones de dólares. Desde Transporte estiman que esos trabajos beneficiarán a más de 3,5 millones de personas.

La licitación original por la segunda etapa de obras del Belgrano Sur había tenido lugar en septiembre de 2017 y siempre formó parte de un contrato separado de la primera etapa, que comprendía únicamente el cruce de la avenida Sáenz y la edificación de la estación que se inauguró en noviembre.