Los conductores de más de 60 años ahora pueden acceder a diferentes descuentos al momento de renovar sus licencias. Incluso, algunos pueden hacerlo gratis.

Se trata de un trámite automático; es decir, no hay que llevar información extra, ni hacer presentaciones adicionales. En el momento que se realiza la renovación, los jubilados quedan eximidos de pagar o tienen algún tipo de descuento.

Hay tres grupos. Los mayores de 60 que cobran un monto de hasta dos jubilaciones mínimas están exentos de pagar la renovación de su licencia de conducir. En tanto quienes cobran haberes superiores a esa suma y tienen más de 70 años, tienen un descuento del 80%. En las mismas condiciones, quienes tienen entre 60 y 69 años obtienen un descuento del 40%.

El trámite de renovación de la licencia de conducir en el ámbito porteño sale $ 975. Además se abonan otros $ 240 por el Certificado Nacional de Antecedentes de Tránsito (CENAT). Este último costo se abona por completo en todos los casos, porque no entra dentro del marco de este “Programa de beneficios de la Ciudad”.

Por otra parte, para los mayores de 60 no es necesario pedir turno para iniciar el trámite. Por este motivo es que simplemente tienen que presentarse en el lugar en donde desean realizarlo y llevar su último recibo de haberes. De esta manera accederán al descuento que les corresponda.

La Ciudad tiene 8 sedes comunales donde se puede renovar el registro: son las 2, 3, 4, 5, 12, 13, 14 y 15. También se puede hacer el trámite en la sede central de la Dirección de Licencias, en la Avenida Roca 5252, en Villa Riachuelo. Y en las oficinas de Beiró 4662 (La Nueva Seguros) y de Emilio Mitre 981 (la Dirección General de Tránsito, en Parque Chacabuco).