Lo impulsó el Instituto de la Vivienda de la Ciudad,  para quienes no cuentan con el respaldo de un inmueble.

El Instituto de la Vivienda de la Ciudad presentó un “acceso preferencial” a un tipo de garantía, el seguro de caución, para quienes no cuentan con el respaldo de un inmueble. Se llama “Garantía BA” y permitirá contactar al inquilino con compañías aseguradoras para que obtenga un respaldo gastando menos que en el proceso de alquiler tradicional, según explicaron fuentes oficiales.

“Hoy un inquilino debe pagar el equivalente de hasta cinco meses de alquiler para mudarse, si se consideran el mes de alquiler adelantado, los dos meses de depósito por un contrato de dos años y entre uno y dos meses a modo de garantía”, explica a Clarín Juan Maquieyra, presidente del Instituto de la Vivienda de la Ciudad. “Con este sistema, pagará el equivalente de hasta un mes y medio de alquiler, incluso en cuotas”, agrega.

Además de la financiación, el seguro ofrece cobertura por falta de pago y cobertura de daños, por lo que posibilita reemplazar el pago del depósito.

“Hicimos un convenio con cámaras de aseguradoras y hay al menos siete empresas que ya ofrecen el seguro de caución con ‘Garantía BA'”, agrega Maquieyra.

¿Qué pasa con los propietarios? “Elegirán qué tipo de garantía aceptar libremente. Pero las ventajas de los seguros de caución son varias: las aseguradoras se van a encargar de hacer todas las averiguaciones correspondientes sobre la solvencia del inquilino y van a responder ante cualquier inconveniente. Con una garantía inmobiliaria, en caso de que el inquilino deje de pagar, hay que iniciar un juicio, por ejemplo” , indica Maquieyra.

Los requisitos para acceder al seguro de caución con “Garantía BA” y facilitar la mudanza son: tener DNI argentino; ser mayor de edad; contar con ingresos superiores a dos e inferior a siete salarios Mínimo, Vital y Móvil -es decir, entre $ 20.000 y $ 70.000-; no tener antecedentes financieros desfavorables; no estar inscripto en el Registro de Deudores Alimentarios, y no haber sido antes titular beneficiario de ninguna solución habitacional definitiva por parte del Instituto de la Vivienda.