Los hoteles tampoco tendrán que cumplir con ese requisito. También será opcional la colocación de bañeras.

Desde ahora, las viviendas y hoteles que se construyan a futuro en la Ciudad podrán no tener bidet.

Así se definió en el nuevo Código de Edificación, que sancionó la Legislatura porteña, según detalló Clarín. Aunque la norma aún debe pasar por una audiencia pública y una segunda lectura, el oficialismo cuenta con los votos para aprobarla antes de fin de año.

Aunque suene extraño para muchos, hasta ahora las viviendas particulares debían incluir el bidet. Por ley. Así lo confirmaron en la Comisión de Planeamiento Urbano de la Legislatura. Y así se exige, por ejemplo, cuando un desarrollador presenta los planos para construir un edificio, ya que se habla de baño completo: lavatorio, inodoro, bañera y bidet. A partir de la modificación del Código, la instalación del artefacto será opcional.

Esto puede tener más relevancia en el caso de los futuros hoteles. Y va en línea con lo que sucede en otros países, donde es poco común encontrar bidets, ni siquiera en los de categoría 5 estrellas. En algunos, son reemplazados por elementos similares a un duchador, o por implementos que se colocan en el inodoro.

El bidet nació en Europa en el siglo XVIII, y originalmente los instalaban en los dormitorios. Curiosamente, hoy en muchos países europeos se lo considera “antihigiénico”, o un artículo de lujo.

El cambio, además, facilita la posibilidad de que las futuras viviendas sean más chicas, porque los baños podrán tener menos espacio. De hecho, la superficie mínima de un monoambiente se bajó de 29,30 a 21 metros cuadrados. La idea de permitir construcciones más pequeñas es una de las líneas rectoras del nuevo Código de Edificación.

Tampoco bañeras…

De igual manera, tampoco será obligatorio instalar bañeras. Pero en este caso la explicación viene por un lado muy atendible: la accesibilidad. Para los discapacitados o los ancianos, las bañeras pueden ser un problema, especialmente en los hoteles. De hecho, en muchos establecimientos de otros países sólo hay duchas.

El nuevo Código también viene a regular situaciones que desde hace años son cotidianas pero no estaban contempladas en la normativa. Por ejemplo, autoriza los revestimientos secos y otros materiales y tecnologías de construcción. En algunos casos, no están en la ley porque ni siquiera existían: el Código actual fue sancionado en 1943.