Entre las principales modificaciones se encuentra la eliminación de los puestos vitalicios y la obligatoriedad de renovar cada cuatro años los cargos.

La Legislatura sancionó un nuevo régimen que rige a los profesionales que trabajan en el ámbito de la salud porteña, tanto médicos como profesionales vinculados al área médica del sector público de la Ciudad.

Se trata de una iniciativa propuesta por el Poder Ejecutivo que reemplaza a una ordenanza con más de 30 años de antigüedad y que propone “transparencia y equidad” en el régimen que administra a la carrera de los profesionales sanitarios.

“Esta ley viene a transparentar el ingreso, ascenso y movilidad de la carrera de profesionales de Salud de la Ciudad. Es un profundo cambio de paradigma: ya no se llamará carrera médica, sino carrera profesional, mostrando la política de inclusión a más ocupaciones”, explicó el presidente de la Comisión de Salud de la Legislatura, José Luis Acevedo.

“Un punto fundamental de la nueva ley es la duración de los cargos. A diferencia de ahora que son nombramientos vitalicios, esta norma dispone que se renueven cada 4 años y eso permite tener una movilidad mucho más efectiva y con horizontes profesionales mucho más concretos. Además, se dispone que el llamado a concurso para los cargos sea público y cuya cobertura sea equitativa”, agregó.

“Hasta hoy se trabajaba con una vieja ordenanza con un montón de anexos y agregados por lo que se convertía en un instrumento que era prácticamente inentendible, Ahora, gracias al consenso trabajado junto a funcionarios, legisladores y trabajadores, se logra una carrera con reglas claras, transparentes y justas para estos profesionales que tienen el deber de cuidar nuestra salud”, dijo el legislador.

“Este proyecto también amplía el acceso a la carrera para los profesionales extranjeros con residencia permanente, sin exigir la ciudadanía. E incorpora el nuevo régimen de licencias familiares con períodos especiales por partos múltiples o complicaciones y por violencia de género, además de una serie de contemplaciones que antes no estaban previstas”, completó.

El despacho que habilitó el debate legislativo fue firmado en conjunto por las Comisiones de Salud y de Legislación del Trabajo.