Ya se adjudicó la obra, que empezará antes de fin de año y busca mejorar la circulación de más de 180.000 vehículos por día y reducir el tiempo de viaje durante las horas pico.

Las demoras por los embotellamientos se repiten y la sensación es la misma: hay poco espacio para tantos autos.

Ahora, la ampliación de una parte del Acceso Oeste dio un paso más. Ya se adjudicó la obra, que empezará antes de fin de año y busca mejorar la circulación de más de 180.000 vehículos por día y reducir el tiempo de viaje durante las horas pico.

Según se anunció, las obras comenzarán antes de fin de año y se irán haciendo inauguraciones parciales a partir de mediados de 2019.

La inversión, según informó Clarín, de más de $ 420 millones, y los trabajos se realizarán a la altura de las localidades de Ituzaingó, Moreno y Luján. La empresa que ganó la licitación, entre otros 33 oferentes, fue Dycasa, que entre otras obras destacadas de los últimos tiempos tiene la construcción del paso bajo nivel de la avenida Nazca, la cochera Parque Patricios del subte H y una parte de la Villa Olímpica.

La obra más importante en el Acceso Oeste será la construcción de un cuarto carril a lo largo de 3,5 km, sentido a Luján. Será entre el Puente de José María Paz, entre el kilómetro 26.8 y el enlace con el Camino Parque del Buen Ayre, y el kilómetro 30.2. Además, prevén la pavimentación de banquinas y el ensanche de los puentes José María Paz y Martín Fierro para ordenar el paso en los cruces y los accesos.

El proyecto incluye la incorporación de 3 km de tercer carril -en ambos sentidos- y la adecuación de las ramas de los distribuidores de las calles Wilde/La Reja y Gorriti, a la altura de Moreno.

Está obra se pondrá en marcha entre el Puente Wilde/La Reja, en el kilómetro 41.6, y el Puente Gorriti, en el kilómetro 44.5.

“Los trabajos sobre la calzada central se realizarán en convivencia con el tránsito y los tramos finalizados se irán habilitando progresivamente a la circulación vehicular”, informaron en Transporte.

La tercera obra que se pondrá en marcha será la construcción de una rama de enlace en el cruce de las rutas nacionales 5 y 7, para agilizar la circulación de los vehículos que van desde Mercedes hacia San Andrés de Giles.

Además, para dar lugar a esta nueva rama de enlace, se construirá un puente en la Ruta 5, sobre el Acceso Oeste.